Noticias

Entrevista en Miradas de la Vanguardia

Coinciden en las librerías diversas novedades editoriales con la firma de Joan Margarit, tanto obra nueva como recopilaciones, en catalán y en traducciones al castellano. El poeta actual más leído en catalán conversa con ‘Cultura/s’ sobre su obra y selecciona una muestra antológica de diez de sus mejores poemas

 

“Ser poeta es lo menos democrático que existe”

 

ERNEST FARRÉS JUNYENT
En el 2009, Joan Margarit escribió: “Que la poesía no sea un oficio hace al verdadero poeta difícil de manipular” (en su libro de reflexiones Nuevas cartas a un joven poeta). Cuando se le entrevista, o se habla con él informalmente de poesía, esta sugerente idea aparece con re- gularidad, se vuelve nuclear. Ahora que coinciden en las librerías cua- tro novedades con su firma, Cultura/s ha querido conversar con el poeta más leído actualmente en catalán (las ventas de su nuevo poemario alcanzan ahora mismo los 13.000 ejemplares; se quiera o no, es un motivo de reflexión). Cuando la agenda de un escritor está bien nutrida de recitales, cuesta encontrar una fecha libre: logramos entrevistarlo en Barcelona el pasado 11 de mayo, ¡el día de su cumpleaños! Cumplía setenta y siete.

 

Poeta, arquitecto (asociado con Carles Buxadé) y catedrático jubilado de la Escola Superior d’Arquitectura de Barcelona, Joan Margarit (Sanaüja, 1938) es una presencia consolidada de nuestro ecosistema cultural gracias a títulos como Edat roja (1990), Estació de França (1999), Joana (2002), Càlcul d’estructures (2005), Casa de Misericòrdia (2007) o Es perd el senyal (2012) entre muchos otros. Este año 2015 ha aparecido en catalán su nuevo poemario Des d’on tornar a estimar, además de una actualización (publicada en formato bolsillo) de Barcelona amor final, y en castellano Amar es dónde (que es la traducción, realizada como es habitual por él mismo, de Des d’on tornar a estimar), más Todos los poemas (1975-2012). En reconocimiento a su trayectoria, el pasado 25 de mayo Margarit obtenía el XV premio Jaume Fuster otorgado por la AELC.

 

Publicar cuatro libros casi simultáneamente no es fácil…
Sin lugar a dudas, especialmente en lo que atañe a Todos los poemas (1975-2012): este libro ha supuesto una gran cantidad de trabajo y un verdadero gozo, porque dediqué un año entero a revisar toda mi poe- sía (justo el día siguiente a esta entrevista, Margarit emprendía una ronda de presentaciones de Todos los poemas en Madrid, entre ellas en la Residencia de Estudiantes).

 

¿Y qué papel juega en el conjunto de su obra su nuevo poemario?
Des d’on tornar a estimar es importante para mí desde el mismo título. Los títulos de mis libros siempre me los he tomado muy en serio, pienso que deben reflejar de modo honesto el contenido del libro.

 

“Amar es un lugar. / Perdura en lo más hondo: es de dónde venimos. / Y también el lugar donde queda la vida”. Así concluye el primer poema. Cuando escribe que “amar es un lugar” se refiere a un lugar físico, ¿no es cierto?
Sí, sí, por supuesto: el amor es clave en la vida, y el lugar es siempre físico. Sea el amor entre padres e hijos, entre marido y mujer, no somos más que algo físico. En este círculo, sin embargo, no cabe la amistad, porque ya es otra cosa. En el interior de su cueva, el hombre antiguo inventó los mitos, inventó los dioses, para combatir el miedo. Necesitamos una mitología que nos permita combatir el miedo, y precisamente la poesía nos ayuda a abrir un camino a través de la atmósfera turbia del mundo.

 

¿El miedo nos caracteriza, a los humanos?
El ser humano es un bicharraco que tiene miedo. El miedo sirve para que la gacela se salve del león, pero para nosotros constituye el obstáculo que impide la generosidad. Por ello no podemos ser en modo alguno generosos.

 

Des d’on tornar a estimar’ supone, por consiguiente, un eslabón más dentro de una extensa obra lírica que se define por su coherencia.
Efectivamente, porque toda obra es un continuo que se convierte en una variación. Ahora bien, el peligro es que esa variación degenere en repetición. Es por eso que no po- demos aspirar a ser originales. La palabra original proviene de origen, y de todas las cosas existe siempre un inicio, existe siempre una Altamira primigenia que en su evolución a lo largo del tiempo va creando un friso interminable. Cuando reparas en el hecho de pertenecer a un friso, se te bajan los humos. Cada libro de un escritor contiene la semilla del siguiente, porque están entrelazados.

 

Descarga la entrevista completa

Volver